Ya se conoce de hace unos días la multa que la Unión Europea decidió sobre Google por violación de las leyes antimonopolio. 4.300 millones de euros. De acuerdo con la UE, el gigante informático habría abusado de la posición dominante de Android en el mercado de tres maneras.

Entre la razones por las cuales se le multa son, por un lado, se cuestiona la integración de su motor de búsqueda y las aplicaciones de Chrome en el sistema operativo; por otra parte se menciona el impedimento de que fabricantes de teléfonos utilicen versiones  basadas en Android y, por último, se destaca que la empresa «realizó pagos a ciertos fabricantes y operadoras de telefonía móvil» para que integren, exclusivamente, la app de búsqueda de Google en sus equipos.

Tras conocer la sanción, su CEO Sundar Pichai ha publicado un comunicado a modo de respuesta a Bruselas en el que defiende que los fabricantes «no tienen que incluir nuestros servicios, y pueden elegir si desean instalar apps que compiten con las nuestras» y señala además, que si no se pudieran incluir estas herramientas se «perturbaría el equilibrio del ecosistema de Android» que ha permitido «evitar el cargo de costes a los fabricantes de teléfonos».

«En 2007, decidimos ofrecerles Android gratis a los operadores móviles y fabricantes de teléfonos. Claro que el desarrollo de Android genera costos y Google ha invertido miles de millones de dólares en la última década para que Android se convierta en lo que es hoy», subraya Pichai en el comunicado.

«En la actualidad, gracias a Android, un teléfono tipo viene preinstalado con hasta 40 aplicaciones de múltiples desarrolladores, no solo de la compañía a la que le compraste el teléfono. Si prefieres otras aplicaciones (o navegadores o motores de búsqueda) en vez de las que están precargadas, puedes desactivarlas o eliminarlas fácilmente, y elegir otras, incluidas las apps de algunos de los 1,6 millones de europeos que se ganan la vida como desarrolladores de aplicaciones», concluye.

De estas palabras se extrae que , eventualmente, si «el ecosistema se altera», entonces alguien podría llegar a tener que pagar por utilizar Android. Y «ese alguien» bien podrían ser los fabricantes de Smartphon. ¿ Repercutirá eso en el precio final?, ¿ Llegara Google a cobrar por Android?, veremos en que queda todo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here