Después de haber probado el realme 7 Pro, ahora tenemos la oportunidad de ver su evolución, el realme 8 Pro

Unboxing

Empezaremos por ver el contenido de la caja, como en todos sus modelos, es de color amarillo con letras negras. Dentro tenemos el teléfono, el cargador de carga rápida, cable USB de tipo A>C, una funda un poco oscura y una guía de inicio rápido. Los auriculares es algo que se echa en falta.

Ahora daremos un repaso a las especificaciones de este realme 8 Pro.

Modelorealme 8 Pro
AndroidVersión 11 + Realme UI
ProcesadorSnapdragon 720G
Pantalla

6,4″ Super AMOLED Full HD+ (1.080 x 2.400 px)

60 Hz, 20:9 180 Hz táctil

MemoriaRAM 8 GB. Memoria Interna: 128 GB   MicroSD hasta 256 GB
Cámara Delantera16 MP, f/2.45
Cámara Trasera108 MP, f/1.88, PDAF
UGA 8 P, f/2,25, 119º
2 MP macro
2 MP monocromo, f/2.4
Conectividad

4G

Wi-Fi a/b/g/n/ac 2,4GHz/5GHz

Bluetooth 5.0

Dual GPS/GLONASS/Beidou

USB-C

NFC

Dimensiones160,6 x x73,9 x 8,1 mm, 176 gramos
Batería4.500 mAh Carga rápida 50 W
OtrosLector de huellas bajo la pantalla, dual SIM, jack 3,5 mm

En este aspecto, poco cambia respecto a su predecesor, el realme 7 Pro, salvo en las cámaras y carga de la batería, poco mas.

Software

Nos encontramos con Android 11 bajo su capa realme UI 2.0. Una capa como ya hemos dicho, limpia que deja Android casi tal cual. Si que le añade algunas funciones interesantes, como gestos, herramientas en cuanto a configuración de botones y una barra lateral con accesos directos a las aplicaciones que queramos, si te acostumbras acaba siendo útil.

Si que trae alguna aplicación de terceros, pero podemos quitarlas fácilmente.

En este modelo recibido, si que se han instalado las ultimas actualizaciones, con el parche de seguridad a 5 de abril de 2021.

Diseño

El realme 8 Pro continua un poco el diseño de el 7 pro, pero colocando las 4 cámaras traseras en fila de a 2, quedando un conjunto simétrico, con el flash en la parte inferior. Un color degradado y una frase en su parte izquierda de arriba a bajo en la que se lee, «Dare to Leap«, atrévete a dar el salto, queda a mi gusto muy bien, pero puede que no a todo el mundo le parezca lo mismo.

El conjunto de cámara no sobresale en exceso, pero sí que balancea el teléfono al tenerlo apoyado en la mesa.

El tacto es muy agradable, algo rugoso, pero muy limpio en cuanto a huellas y el agarre es perfecto, sin patinar, lo que lleva a querer tenerlo sin funda, lastima la protección de las cámaras.

En su parte derecha tenemos el botón de encendido/apagado y el del volumen, un poco por encima del centro, quedando a una altura bastante cómoda. En la izquierda tenemos la bandeja de la doble sim + La MicroSD.

Abajo, tenemos el altavoz, el puerto de carga USB tipo C y el jack de 3,5. El peso es de 176 gramos y la verdad que se nota ligero en la mano.

En la parte frontal han optado por una cámara en la parte superior izquierda, está bastante ajustada al borde y no hace perder mucha pantalla, ni por la parte superior ni lateral.

La pantalla Amoled con una tasa de refresco de 60 Hz. La resolución es FullHD+ de 1.080 x 2.400 píxeles, con una densidad de 409 píxeles por pulgada. Aquí nada nuevo, siguen sin aumentar la tasa de refresco.

La calidad es muy buena, con una gran precisión de color y con un brillo lo suficientemente alto, que en mi experiencia en exteriores a pleno sol, a sido buena, viéndose sin problema.

Tenemos algunos ajustes de temperatura del color y el poder tener la hora y notificaciones siempre en pantalla. Que podemos programar con un horario y elegir que queremos ver, fecha, batería y notificaciones.

Rendimiento

El realme 8 Pro se monta un lector de huellas en pantalla, que no es de mis preferidos, pero funciona bien y bastante rápido. No es igual que uno físico, en el que ya sabes donde poner el dedo, has de tocar la pantalla, esperar a que se encienda el dibujo de la huella y ponerlo, con lo que no es tan intuitivo. Pero en líneas generales funciona bien, incluso con el dedo ligeramente húmedo.

El desbloqueo con reconocimiento facial es rapidísimo y funciona prácticamente desde cualquier ángulo, llegando a desbloquearse desde los lados. Es darle al botón de encender y ya se desbloquea. A plena oscuridad, se toma unas décimas más, pero sigue siendo espectacular como me ha funcionado, haciéndote olvidar de la huella.

El rendimiento de realme 8 Pro en aplicaciones es genial, la apertura de las mismas es rápida y sin lags. Da igual la cantidad de aplicaciones que vayamos abriendo, no se nota una bajada en la velocidad y el cambio de una a otra es rapidísimo. Prácticamente es igual que en el realme 7 Pro, que tiene un gran rendimiento.

En cuanto a los juegos, nada que no dijéramos en el 7 Pro, mismo procesador y misma RAM, podremos instalar cualquier juego, Real Racing 3, PUBG, Call of Duty Mobile y Asphalt 9, el rendimiento es genial en todo momento sin llegar a calentarse más de lo normal. Cuenta con un espacio en el que podrás meter los juegos que tengas instalados y optimizar el rendimiento, bloquear el brillo e incluso controlar la resolución de la pantalla para ahorrar batería.

Cámaras

En el apartado fotográfico tenemos una de las grandes novedades, la cámara de 108 mp, si bien esto suele ser mas marketing, la verdad es que los resultados son buenos, pero tampoco con una gran diferencia respecto al anterior modelo, con sus 64 megapíxeles.

Tendremos buenos resultados casi en cualquier condición de luz y al usar su zoom de x3 el resultado es mucho mejor de lo que esperaba, consiguiendo gran nitidez en las fotografías.

Desde la aplicación de la cámara podemos acceder fácilmente a todas las configuraciones. Con una opción directa a su cámara de 108 mp, retrato, video y a modo noche.

En la opción «mas», encontramos opciones y funciones para sacar el máximo partido de la cámara.

Con este realme 8 Pro podremos conseguir buenos resultados, tanto de día como de noche, una cámara bastante polivalente.

Os dejo algunas fotos tomadas con él y el enlace para poder ver en su resolución original.

La cámara frontal ahora si consigue nivelar mejor las luces, haciendo un buen trabajo de post-procesado.

Enlace a las fotos.

Conexiones

En los días que lo he probado, tanto el NFC en pagos como el Bluetooth con diferentes auriculares, altavoces y en el coche, han funcionado a la perfección.

La cobertura móvil ha sido correcta en todo momento y la señal Wifi que recibe es muy buena, manteniéndola a  bastante distancia del punto de conexión.

Batería

La duración de la batería sigue siendo muy buena, se nota que esta bien optimizado, podemos llegar tranquilamente a las 8 horas de pantalla. Con un uso normal, se llega a dos días con una carga.

La velocidad de carga es buena, aunque en este aspecto pierde algo de potencia respecto al Realme 7 Pro.

Conclusión

Si ya posees un realme 7 Pro, no merece la pena cambiar de terminal y personalmente esperaría una generación mas, para dar el salto.

Si estas entre este o el modelo anterior, pues dependiendo del precio al que puedas encontrarlo, siempre es mejor y tendrás mas tiempo de actualizaciones en el 8 Pro, pero si el ahorro es considerable y quieres gastar lo menos posible, no te arrepentirás con el realme 7 Pro.

Cualquiera de los dos, son buenos terminales y realme esta haciendo las cosas francamente muy bien.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here